Danubio Melk

Recorre el Danubio…

Famosa por sus increíbles biblioteca y su cultura académica, UmbertoEco le rinde homenaje en su libro «El nombre de la Rosa» llamando a uno de los protagonistas Adso de Melk, el novicio que es quien narra la peripecia y acompaña a Guillermo de Baskerville dentro de tinieblas, laberintos, y luces lejanas…

La abadía de Melk, enclavada en un promontorio bañado por las aguas del Danubio, aparece majestuosa, dominando el valle de Wachau da la sensación de elevarse hacia el cielo a pesar de sus colosales dimensiones. Sus habitaciones imperiales, donde se alojaron varios dignatarios (por ejemplo, Napoleón Bonaparte), contienen piezas de museo. Los jardines de la Abadía son preciosos y será posiblemente lo primero que el visitante aprecie al llegar. La Biblioteca alberga en su techo un fresco de Paul Troger, un pintor austriaco del siglo XVII, y tiene en su interior numerosos manuscritos medievales.

Abadía de Melk: un monumento barroco en el Valle del Danubio

Abadía de Melk: un monumento barroco en el Valle del Danubio

La encontrarás en tu viaje en bici a lo largo del Danubio, al final de la etapa de Grein a Melk. Este circuito, desde la ciudad alemana de Passau hasta Viena, es la ruta cicloturista más popular de Europa. También disfrutarás de la hospitalidad austríaca allí por donde pases y de su buena gastronomía.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *