00 34 986 565 026
info@tee-travel.com
MENU

Fiordo de Oslo

El fiordo de Oslo es uno de esos majestuosos lugares para visitar recorriendo y captando toda su esencia. Por ello en Tee Travel te proponemos viajes con la mejor forma de hacerlo: en bicicleta. Podrás hacerlo en bicicleta de paseo pero también en e-bike, todo depende de tus gustos. Este increíble viaje panorámico por el Fiordo de Oslo tiene origen y fin en la capital de Noruega, Oslo.

Viajes por el Fiordo de Oslo

Fiordo de Oslo: En bicicleta a tu aire

Situado en aguas del Skagerrak, conexión entre el Mar Báltico y el Mar del Norte, en la costa sureste de Noruega se encuentra el Fiordo de Oslo. Un profundo entrante marino que descubrirás a través de este viaje en bicicleta. Te alojarás en pequeños y coquetos puertos. También...
6 noches / 870 €

Te recomendamos callejear por ella y captar toda su esencia, ya que poco tiene que ver con otras grandes capitales europeas. Callejear por Oslo supone encontrarse con las huellas de Munch y con obras arquitectónicas de vanguardia, al tiempo que la tradición también marca el tempo de la ciudad.

La Ruta por el Fiordo de Oslo

La ruta alrededor del fiordo de Oslo comienza concretamente a pocos kilómetros de la ciudad, en Drammen. Te entregaremos la bicicleta y comenzarás a recorrer pueblos y pequeñas ciudades que se asoman a la inmensidad del fiordo, salpicado de enormes cargueros pero también de pequeñas embarcaciones. Munch está presente en tu itinerario, así como leyendas e historias de antiguos pueblos guerreros, como sucede en Tonsberg. Podrás ver drakkars, y en Sandejord, lugar ideal para darse una mariscada noruega, embarcarás hasta la otra orilla del fiordo, donde pasarás unas horas en territorio sueco.

Este viaje por el Fiordo alterna tramos en bicicleta con interesantes viajes en ferry, pudiendo tener una imagen completa del paisaje que te rodea. Todo ello con calma, aprovechando los largos días de verano. La vida es tranquila en este lugar del mundo: a veces recorrerás bosques de solemnes silencio, y otras veces te encontrarás con coquetos mercados.

Poco a poco tu gran ruta circular te lleva de nuevo a Oslo, y lo hace a través de animados pueblos, como el de Drobak. De repente, aparecen curiosidades, como una tienda de navidad que abre todo el año. Volverás finalmente a Oslo, y podrás hacerlo sin la bicicleta.

Los alojamientos que te esperan en el fiordo de Oslo están cuidadosamente seleccionados; unos tienen vistas del fiordo y son pequeños hoteles familiares; otros son coquetos hoteles con servicios situados en agradables y tranquilas callejuelas.

En definitiva, se trata de un viaje tranquilo, para el amante de los buenos momentos, de lo escandinavo o simplemente para el que desee descubrir un país a través de sus detalles y de su vida cotidiana.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y experiencia de usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.   Acepto   Leer más