¡Me voy de viaje a Italia! ¡Qué nervios! ¡La Toscana me espera!

¿Te gustaría comenzar a preparar hasta el último detalle conmigo? A continuación os muestro mi gran aventura, desde el comienzo hasta el final.

Mi viaje a Italia: La Toscana

Voy a realizar una ruta en bici conociendo tanto la cultura que me ofrecerán sus ciudades como esa parte más rural que me ofrecerán sus grandes campos de viñedos y olivos, ahora bien, también quiero probar todas sus delicias culinarias. A lo largo de la ruta tendré el placer de visitar históricas ciudades como son Pisa, Lucca, Montecatini Terme y Florencia. Por lo tanto podré hacerme la típica fotografía al lado de la Torre Pendente, es decir, al lado de la conocida Torre Inclinada de Pisa y además visitaré la Cattedrale di Santa Maria del Fiore, es decir, la Catedral de Santa María de la Flor en Florencia.

ruta-de-la-toscana-florencia-firenze

Ruta de la Toscana

Bueno, bueno, me dispongo a realizar la maleta, en este caso voy a realizar una ruta en bicicleta, esto quiere decir que voy a estar durante varias horas al día pedaleando y que las alforjas me ayudarán a llevar lo imprescindible, dado que la maleta con el neceser y otros objetos personales me la llevarán de hotel en hotel. Llevo mi casco, aunque en Italia no es obligatorio, como se suele decir: ¡mejor prevenir que lamentar!. Además debo seleccionar ropa ajustada que ofrezca poca resistencia al aire y que no tenga nada flojo o suelto que pueda suponer un peligro para mi si llega a enredarse con las partes móviles de la bicicleta, al mismo tiempo debe ser ropa clara o que tenga colores vivos que me hagan visible para los demás vehículos… ¡ya está! mi maillot de ciclismo, que además es resistente al agua, y unas zapatillas de ciclismo, también me valen unas zapatillas que agarren bien el pedal.

ruta-en-bicicleta-por-la-toscana-italia-pisa-torre-pendente

Ruta de La Toscana

En la alforja llevaré lo imprescindible: la documentación del viaje y personal, dinero, teléfono, navaja multiusos, impermeable, crema protectora, gafas de sol, cámara de fotos, cuaderno de notas, lápiz y/o bolígrafo, agua, frutos secos, fruta, chocolate y un sándwich. Además, llevo un pequeño botiquín con un par de guantes de látex o vinilo, unas tijeras con punta redonda, unas pinzas sin dientes, una aguja, una manta térmica, tiritas [mejor en banda para adaptar al tamaño de la lesión], esparadrapo de tela, gasas o compresas de gasa, vendas [dos tamaños], una bolsa de frío químico, suero fisiológico [5 o 6 mono dosis], agua oxigenada, un antiséptico a base de yodo tipo betadine en crema y un par de sobres de ibuprofeno. Cuando me faciliten la bicicleta, ésta tendrá la alforja trasera, una bolsa delantera y un candado pero además un pequeño kit de herramientas con cámara de repuesto, cola, parche, bombín, dos llaves allen, desmontables, bidón, timbre y cuenta kilómetros. ¿Qué más se puede pedir? ¡Lista para viajar!.

ruta-de-la-toscana-en-bicicleta-pisa-plaza-de-los-milagros-piazza-dei-miracoli-torre-pendente-torre-inclinada-de-pisa

Ruta por La Toscana

Llego a Pisa, el aeropuerto no es muy grande y esto me permite tomar fácilmente un autobús hasta el centro, que me deja justo en frente de la estación de tren y de la parada de taxis, desde ahí tomo un taxi hasta el hotel. Una vez instalada en el mismo, como estos días ya voy a pedalear suficiente, me echo a caminar por las calles de Pisa. Salgo del alojamiento para alcanzar el centro de la ciudad y desde ahí me dispongo a callejear por todo el casco histórico de Pisa, descubro cada rincón de esta ciudad hasta que por fin alcanzo la Piazza dei Miracoli con su imponente Torre Pendente. ¡No, no, no, no me voy sin mi foto! Busco «unas víctimas» para que me hagan la foto, efectivamente dos chicas asiáticas, muy amablemente, me han hecho la fotografía. Bueno, paso a paso me dispongo a regresar al hotel, ya es hora de retirarse a descansar. Con este tan buen sabor de boca comienza mi Ruta en Bicicleta por la Toscana.

ruta-de-la-toscana-italia-gastronomia

Ruta por la Toscana – Gastronomía

Y así empieza mi viaje en bicicleta por la Toscana; salgo por la mañana temprano desde la Torre Pendente y comienzo mi pedaleo tranquilamente disfrutando de la vida de la ciudad y sabiendo que en unos días estaré aquí de nuevo. Poco a poco abandono Pisa a través de una carretera secundaria que me lleva a un sendero de tierra bien pisada y ésta entre campos de cultivo, donde disfruto de los olivos tanto de su aroma como del color de su fruto e incluso puedo ver personas de la zona recogiendo la oliva de una forma muy artesanal.

ruta-de-la-toscana-recogida-de-oliva-etapa-pisa-lucca

Ruta por La Toscana

No dejo de fotografiar los girasoles, aunque estamos en otoño y no están en su mejor momento… y poco a poco llego al Lago di Massaciuccoli, hago una pequeña parada para comer algo mientras disfruto del lugar.

ruta-de-la-toscana-etapa-pisa-lucca-lago-de-massaciuccoli

Ruta por La Toscana

Continuo mi pedaleo hasta alcanzar la impresionante Piazza del Anfiteatro, en pleno caso histórico de Lucca. ¡Me encanta! un lugar ideal para tomar algo fresco en una de sus terrazas. Esta ciudad, es decir, su casco histórico está rodeado por una muralla a la cual accedo con mi bicicleta y obtengo unas panorámicas de la ciudad inigualables. ¡Qué vistas! ¡qué belleza!.

ruta-de-la-toscana-muralla-de-lucca-etapa-lucca-montecatini-terme

Ruta por La Toscana

Tras pasar la noche en Lucca abandono esta histórica ciudad atravesando la Porta Santa María y pedaleando con el río Serchio a mi izquierda. Disfruto del rugir de sus aguas y dejo a mi paso pueblos muy interesantes hasta que alcanzo Montecatini. Me instalo en el alojamiento y me dejo perder por sus calles. Resulta que estoy en Montecatini Terme, donde puedo disfrutar de un baño en sus famosas termas o puedo tomar un trenecillo para visitar Montecatini Alto, la zona más histórica de la ciudad… ¡increíble! me quedo dos noches en este lugar, dado que a unos kilómetros de Montecatini se encuentra Vinci, la ciudad natal de Leonardo da Vinci.

ruta-de-la-toscana-vinci-ciudad-natal-de-leonardo-da-vinci

Ruta de La Toscana

Y así lo hago tras la primera noche de alojamiento en Montecatini, amanezco y salgo temprano a pedalear me dirijo a Vinci, donde visito el museo de Leonardo da Vinci y la casa donde nació. Es un pueblo muy entrañable.

ruta-de-la-toscana-ciudad-natal-de-leonardo-da-vinci-vinci

Ruta de La Toscana – Ciudad natal de Leonardo Da Vinci

Hoy tomo un tren desde Montecatini Terme hasta Pistoia. Las ciudades son pequeñas y las estación de tren tanto en una como en otra están muy céntricas y fáciles de encontrar. No hay ventanilla, debo quitar el ticket de una máquina automática, es muy sencillo y además en el tren hay un vagón específico para bicicletas, todo son facilidades.

ruta-de-la-toscana-etapa-pistoia-florencia-olivos-y-vinedos

Ruta de La Toscana – Etapa Pistoia, Florencia

Una vez en Pistoia abandono la ciudad por sus calles principales que poco a poco me llevan a carreteras secundarias y senderos de tierra bien pisada que entre campos de cultivo y pequeñas aldeas me hacen alcanzar Florencia, bueno mejor dicho Firenze, en italiano. Cuando veo ante mi el Ponte Vecchio, ¡no me lo creo! ¡Espectacular!.

ruta-de-la-toscana-florencia-firenze-ponte-vecchio

Ruta de la Toscana – Ponte Vecchio, Florencia

Pernocto en Florencia y por la mañana temprano pedaleo una buena parte de su casco histórico partiendo del Ponte Vecchio, pasando por la plaza Piazzale Michelangelo, donde se encuentra, una réplica del David de Miguel Ángel.

ruta-de-la-toscana-florencia-firenze-david-de-miguel-angel

Ruta de la Toscana

Poco a poco alcanzo la Porta Romana y, sin apenas darme cuenta, me encuentro en la Piazza de Pitti con su imponente Palacio de Pitti, unos metros más adelante estoy de nuevo en el punto de partida, es decir, en el Ponte Vecchio.

ruta-de-la-toscana-ponte-vecchio-florencia

Ruta de la Toscana – Florencia

Me voy a comer y sigo callejeando por esta hermosa ciudad y cuando llego a la Cattedrale de Santa Maria del Fiore casi no me dejan entrar… estaban con la misa, el guardia de seguridad me dice que la catedral está cerrada para visitas (llevo mi cámara de fotos colgando del cuello) y yo sin pensarlo le digo: voy a la misa, ja  ja ja, cuando me doy cuenta estoy dentro, escuchando una bonita misa en italiano y admirando tan bello monumento, ¡estoy sin palabras!. Al finalizar la misa, aprovecho para realizar algunas fotografías.

ruta-de-la-toscana-cattedrale-de-santa-maria-del-fiore-firenze-catedral-de-santa-maria-de-la-flor-florencia

Ruta de la Toscana – Catedral de Santa María de la Flor, Florencia

Pues… poco a poco este viaje va llegando a su fin… hoy regreso a Pisa. Aunque Florencia es una ciudad grande la estación de tren está céntrica y fácil de encontrar, me dirijo a ella para tomar un tren que me lleva junto con la bici hasta Empoli. Desde Empoli pedaleo siguiendo el curso del río Arno regresando así de nuevo a Pisa.

ruta-de-la-toscana-italia-rio-serchio

Ruta de la Toscana – Río Serchio

Aprovecho las últimas horas en Pisa para conocer otra cara de la ciudad, me voy de compras, necesito llevarme souvenirs… no podría llevarme nada mejor que un buen vino de la zona del Chianti, en plena Toscana.

ruta-de-la-toscana-en-bicicleta-oivos-y-vinedos-de-camino-a-florencia

Ruta de la Toscana – Camino a Florencia

Regresando al aeropuerto de Pisa, para emprender mi viaje de vuelta a casa, entra en mi una sensación y un sentimiento… que no se como explicar… desde bien pequeña me ha encantado Italia y todo lo que tiene que ver con esta tierra: sus gentes, sus monumentos, su cultura, su gastronomía, su música, etc. a lo largo de mi vida, sobre todo durante mi estancia en Suiza, he hecho muchos amigos italianos, vamos, sin ir más lejos mi comida preferida es la lasaña y que mi cantante favorita es Laura Pausini… siempre me he sentido una enamorada de Italia y ahora, después de estos inolvidables días en la Toscana, más todavía y sin lugar a duda. Estoy entrando por la puerta principal del aeropuerto y me vienen las lágrimas a los ojos… esto solo me ha pasado con dos países: Suiza, donde viví y ahora, en Italia… ¡¿qué me pasa a mi con este país?! ¡¿Será que en otra vida fui italiana?! Sea como sea, te llevo en mi corazón, ¡volveré pronto mi querida Italia!.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *